Verónica Gómez, arqueóloga isleña laureada gracias a su trabajo en torno a la Chanca de Conil

16 mayo, 2016

por Alejandro Díaz Pinto

Un catálogo con los materiales hallados es la antesala a la publicación de su tesis doctoral, defendida el pasado mes de enero con reconocimiento ‘Cum Laude’.

Una almadraba de tiro. Completa, con todos sus pertrechos y pesas de cerámica olvidados tras el maremoto que azotó las costas gaditanas en 1755. Es lo verdaderamente singular de los restos sobre los que la arqueóloga isleña Verónica Gómez ha centrado sus investigaciones entre 2010 -cuando empezó con un control de movimientos de tierra- y 2016, con la defensa de su tesis doctoral: un estudio histórico-arqueológico de los efectos de este maremoto en la Chanca de Conil de la Frontera que le ha valido el reconocimiento ‘Cum Laude’.

Los once sondeos que llevó a cabo hace ahora seis años como directora de la obra para la rehabilitación de esta factoría de salazón no se equivocaron. De ahí el “éxtasis y a la vez tormento” de encontrarse frente a 7500 metros cuadrados sobre los que iniciar una actividad arqueológica “sin dinero para contratar a otros compañeros”. “Tuve que enseñar nociones de excavación a los peones que estaban conmigo en aquel momento”, recuerda, para poder llevar un trabajo de campo que se prolongaría hasta 2013. Labores de recuperación, documentación, contextualización, etc. que pusieron de relieve la presencia de gran cantidad de restos vinculados al maremoto de 1755. “No podían deberse a un abandono porque había ollas, platos y sartenes del siglo XVIII, esparcidos bajo un estrato con signos de derrumbamiento y posterior reconstrucción de paramentos”.

Dada la relevancia del hallazgo, Verónica fue invitada a estudiar el Archivo General de la Fundación Casa Medina Sidonia. Allí certificó su hipótesis con una serie de documentos donde “el Duque Pedro de Alcántara expresa la orden de no recuperar nada. Solo quiere volver a levantar la factoría”. Es decir, los restos quedaron allí, in situ, no fueron arrastrados por el mar ni rescatados más que una parte como material de construcción. Durante las excavaciones llamó expresamente su atención la presencia de vértebras de atún en perfecta conexión anatómica aunque sin cabeza y con marcas de cuchillo. Y es que según los textos del Archivo Ducal “había atunes salados. De ahí que localizáramos estos ejemplares pese a que en la época del maremoto -noviembre- estaban ya en el Atlántico”, aclara Gómez.

Según la arqueóloga “es la primera vez en la Historia que una catástrofe de tal magnitud se contempló desde la perspectiva científica”. “Estamos en la época de la Ilustración. El Rey Fernando VI, al sentir el impacto, envió un cuestionario a todos los pueblos de su reino para estudiar la situación”. Un hecho que afectó especialmente al Duque de Medina Sidonia al ostentar el monopolio almadrabero entre las costas de Huelva y Granada: “La mayoría de sus estructuras fueron destruidas y renunció a su recuperación, era más fácil encargar otras nuevas porque la temporada se le venía encima”.

Aunque lo más destacado es, sin duda, la recuperación completa de una almadraba de tiro. Una tipología de carácter efímero que “se instala y desinstala al inicio y término de la temporada, lo que permitió que en este caso se conservase apilada”. Guardada en un recinto fortificado -la Chanca- que además de como factoría de salazón servía al Duque para guardar sus barcos, proteger la sal y el pescado desde finales del siglo XVI. Esta técnica mantuvo vigencia, no obstante, hasta el siglo XIX, cuando de forma paulatina comenzó a ser sustituida por el sistema de ‘buche’.

Verónica Gómez trabajando en La Chanca junto al resto de su equipo.

Verónica Gómez trabajando en La Chanca junto al resto de su equipo.

Arqueóloga de vocación

Verónica se doctoró en Patrimonio Histórico-Arqueológico por la Universidad de Cádiz el pasado mes de enero. Antes había estudiado la licenciatura en Historia y la primera promoción de este máster en 2006. Explica que “los dientes me salieron en la delegación de Cultura” porque desde siempre quiso ser arqueóloga. Y no perdió el tiempo. Ya durante la carrera vivió sus primeras experiencias sobre el terreno de la mano de Francisco Sibón, en yacimientos como los de Calle Ancha, Ciudad de la Justicia, Tesorería, Teatro Romano, Baelo Claudia o el poblado de Doña Blanca, junto a su director de tesis, el profesor Diego Ruiz Mata. Allí permaneció entre 2000 y 2002 para volver en 2006 y continuar hasta la actualidad con el análisis de materiales.

Aquí, en San Fernando, no ha tenido oportunidad de desarrollar ampliamente su profesión pero sí colaboró en la recuperación, limpieza y clasificación de materiales hallados durante las obras del Tranvía bajo la dirección de María Luisa Lavado.

Sí ha trabajado en Córdoba, donde ejerció por primera vez de directora para las obras que Gas Natural llevó a cabo en esta ciudad, así como en el yacimiento fenicio-púnico de Pani Loriga (Santadi, Cerdeña) y en la Cova del Rinoceront de Castelldefels, Barcelona.

Aunque sin duda es su compromiso con la Chanca aquello en lo que más talento ha invertido durante los últimos años llegando, incluso, a presenciar el montaje, captura y desmonte de almadraba durante una temporada completa. “Quería entender, in situ, esta modalidad de pesca”, explica. Fue comisaria en la exposición organizada en 2014 con material hallado en esta factoría, La antigua almadraba del Duque: Lo que el maremoto nos dejó, que más tarde viajó hasta el Museo Histórico Provincial de Cádiz. Fruto de la misma nació un catálogo editado por la Asociación Amigos de los Museos de Conil (AMUCO) que ella misma presentó el sábado en el centro cultural Santa Catalina de dicha localidad. No obstante, se encuentra ya en vías de publicar su tesis con el resultado de todas las investigaciones efectuadas a lo largo de la última década.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR