El mundo de los recreadores históricos

17 enero, 2016

por Enrique Galea Outón

Soy Enrique Galea -recreador histórico de la época napoleónica- y voy a intentar explicar cuál es el significado de esta actividad a la que tanto aprecio.

Es algo más que pasión por la Historia. La recreamos y vivimos de una forma muy personal -hay quienes los fines de semana van al campo o a la playa, nosotros, viajamos a otra época y la teatralizamos-. Eso, claro está, de la forma más rigurosa posible, aunque siempre hay diferentes niveles. Desde luego son un fenómeno muy extendido por Europa desde hace décadas y, más aun, en EEUU. En España se puso muy de moda con la entrada del nuevo milenio, y en San Fernando, concretamente, con la actividad que inició en 2006 la Guardia Salinera Isleña, ahora Fundación Legado de las Cortes.

El auténtico recreador vive entre dos momentos históricos. Durante la semana se dedica a su vida en el mundo moderno -trabaja, estudia…- mientras que, de viernes a domingo, se desconecta de todo aparato electrónico para vestirse de época. Algunos ni si quiera se cambian durante el evento, prefieren dormir sobre paja o bajo una lona en el campamento. Los hay que se duchan, pero también que reniegan de las comodidades actuales. Y no hablemos de la intimidad y las necesidades más básicas del ser humano…

El auténtico recreador se sumerge en el día a día de una persona de otro tiempo, por decirlo de alguna forma: sufre, pero con gusto. Cuando volvemos a la realidad es reconfortante valorar y apreciar mas las cosas cotidianas y que solemos dar por sentadas -retrete, agua corriente, ropa limpia…-. De modo que no se trata solo de ponerse un uniforme -lo cual, no obstante, conlleva muchas horas dedicadas a sus detalles y posterior confección con tejidos apropiados-, sino de investigar las ordenanzas, el comportamiento de la época y su código de conducta, valores como la honorabilidad o la caballerosidad… y todo ello, con el fin de ofrecer al público la visión más real posible del acontecimiento que estamos representando. Una forma divertida de entender la cultura que, además, brinda la oportunidad de viajar a otros lugares y hacer amigos muy interesantes. Personalmente tengo anécdotas para escribir un libro, pero iremos resumiendo.

Pero… ¿quién puede ser recreador histórico? Cualquiera que tenga interés como para tomarse la molestia de contactar con cualquiera de los grupos mencionados. Es una oportunidad para vivir grandes aventuras, y lo digo desde la experiencia, ya que a mis 22 años aun recuerdo lo impresionante de las guerras napoleónicas organizadas con motivo del Bicentenario.La Asociación Histórico Cultural por la Resistencia de Algodonales, la Asociación isleña 24 de Septiembre, la Gibraltar Reenactment Association o la Asociación Histórico-Cultural Tarifa 1812 son algunos de los grupos que existen en nuestra provincia y Gibraltar, además de nuestra Fundación. Para progresar y abarcar otras épocas necesitan el apoyo del gobierno local, a cambio, suponen una ventaja para sus ayuntamientos, pues aportan voluntariamente esfuerzos y conocimientos para divulgar la Historia entre los ciudadanos.

Aprovecho para recordar los ‘diez mandamientos’: una lista muy acertada para resolver las principales dudas que surgen en torno a este universo, hacer que el público nos comprenda y evitar posibles prejuicios. Fue elaborada por mi amigo y compañero Daniel Aquillue, Licenciado en Historia por la universidad de Zaragoza.

  1. Los recreadores históricos no somos responsables de las manipulaciones mediáticas o usos políticos que de nuestros actos de buena fe puedan hacer terceros.
  2. La recreación histórica conmemora hechos, que no es lo mismo que celebrarlos.
  3. La recreación histórica intenta ser lo más rigurosa posible. No nos disfrazamos, nos vestimos de época, que es bien distinto.
  4. La recreación histórica es, ante todo, una forma vistosa de divulgación cultural.
  5. Los recreadores históricos no cobramos, a veces recibimos alguna subvención o ayuda para sufragar los gastos, pero muchas veces ponemos dinero de nuestros bolsillos, pagándonos la indumentaria, armamento, desplazamientos… Las asociaciones y fundaciones culturales de recreación histórica no tienen ánimo de lucro.
  6. No todas las recreaciones históricas son bélicas, los recreadores históricos no ensalzamos el belicismo ni el militarismo. Cuando recreamos un hecho bélico del pasado es porque es una parte más del pasado -que no podemos borrar-, de la Historia. Ello no quiere decir en modo alguno que estemos a favor de una cultura belicista en la actualidad, es más, como ciudadanos y ciudadanas de una sociedad democrática repudiamos la violencia.
  7. Gritar en una recreación ‘Viva Fernando VII’ no nos convierte en absolutistas, tampoco recrear un soldado nazi o un falangista nos convierte en fascistas, ni recrear un guerrillero CNT de la guerra civil nos hace anarquistas/comunistas… Los recreadores, representemos lo que representemos, debemos ser neutros a toda ideología y objetivos con la Historia.
  8. La recreación histórica puede ser concebida como una forma de arqueología experimental, por tanto, de investigación y experimentación científica.
  9. La recreación histórica puede ser concebida como un atractivo turístico muy importante para una localidad y debería conllevar la participación ciudadana.
  10. Si hay dudas, preguntad, hay cientos de asociaciones de recreación histórica de todas las épocas cuyos integrantes estarán encantados de responder a cualquier cuestión. Pero por favor, no habléis ni actuéis desde el desconocimiento. Los grupos pueden servir de asesores históricos para detalles concretos de ciertas épocas y muchos están dispuestos ayudar.

Espero que este artículo sirva para arrojar luz a quienes aun lo desconocen y animar a quienes sí lo conocían para seguir aprendiendo. Sin duda, son experiencias grabadas para la posteridad que ponen en valor nuestra historias: un pasado del que, con sus aciertos y errores, debemos aprender para forjar un futuro mejor… y es que, como una vez dijo alguien sabio: “Ay del pueblo que olvida su historia, porque está condenado a repetirla”.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR