«Andrés quería que la historia de Torre Alta saliera a la luz»

28 mayo, 2017

por Alejandro Díaz Pinto

La familia del concejal Ruiz Pizones manifiesta su predisposición a que el trabajo sobre la torre isleña del siglo XVII sea rescatado para disfrute de sus conciudadanos.

«Los Fonte, dueños de esta Isla, vendieron la heredad de Torre Alta a un comerciante genovés afincado en Cádiz llamado Pedro Antonio Pascua para plantaciones de viñas…» Es la primera referencia escrita de la que se tiene constancia gracias a los años invertidos por el andalucista Andrés Ruiz Pizones en una investigación por la que Miguel Ángel López Moreno (Un camposanto sin epitafios) le considera «el mayor conocedor de esta torre vigía». Pero este trabajo ha quedado limitado por el momento a un par de artículos publicados a mediados de los 90 en Diario de Cádiz y una copia disponible para su consulta en la hemeroteca del Museo Histórico Municipal.

Ante la imposibilidad de preguntar a su autor y habida cuenta del acuerdo suscrito por Defensa y el Ayuntamiento de San Fernando para abrir al público Torre Alta después del verano, este portal se ha puesto en contacto con Teresa Pescador, José y Jesús Ruiz -viuda e hijos mayores de Andrés- para conocer de primera mano su opinión acerca de una posible edición de este estudio histórico en el futuro. Ellos lo tienen claro. No quieren dinero, pero tampoco que otros se lucren. De hecho -confiesa Jesús- «fuimos nosotros quienes registramos la obra después de que mi padre falleciera, a él no le preocupaban esas cosas». «Daríamos todas las facilidades, pero con el único objetivo de que la gente pueda conocer la historia», indica Teresa, que no necesita homenajes ni reconocimientos a los que sabe que su marido no daría importancia, «era mucho de su ciudad, amaba a su pueblo y con eso le bastaba».

Teresa recuerda sus paseos por Héroes de Simancas, la calle que será cedida al Ministerio para integrar en el complejo las nuevas instalaciones de Hora. La zona entonces estaba más alejada del centro, con eucaliptos y los pilares de las huertas aún en pie. Es probable que aquel recorrido en compañía de su mujer le inspirasen para comenzar un trabajo a fines de los ochenta que se fue cociendo a fuego lento, «compatibilizaba el acta de concejal con su incursión en la historia de San Fernando». No tenía formación académica en este campo pero, eso sí, era un lector empedernido y se tomó muy en serio el trabajo. Los libros ocupaban tanto espacio en la estantería de casa como los documentos en el ordenador, pues no solo se centró en Torre Alta, también en otros muchos temas isleños como la Casa del Deán, Camposoto, la Plaza de Toros o la figura de Doña Tomasa de Aguilar, propietaria de varios terrenos en La Isla del XVIII. «Cuando estaba investigando un tema y encontraba la pista de otro por casualidad, dejaba aparcado el anterior y empezaba de cero», indican sus hijos.

En su andadura como investigador llegó a consultar protocolos notariales de Cádiz, Rota, San Fernando o el Puerto de Santa María en el Archivo Histórico Provincial. También acudió a los fondos del Archivo General de Indias, en Sevilla, y del Archivo General de Simancas (Valladolid). Su pasión por el pasado de San Fernando le llevó a visitar la segoviana Iglesia de San Esteban para ver, in situ, el sepulcro de Juan Sánchez de Suazo, primero de esta saga que obtuvo la propiedad de La Isla en 1408 hasta la entrada en escena de los Duques de Arcos a fines del siglo XV.

«Era una persona estupenda, caballero en todo». Así lo definen tanto sus familiares como muchos compañeros que tuvieron la oportunidad de coincidir con él a lo largo de sus 20 años como concejal. Solo por eso merece ser él quien desvele, a través de La Heredad de la Torre Alta, si dicha construcción se trata de un baluarte defensivo propio de los muchos pagos que abundaban en la zona hace siglos, o si por el contrario nació como puesto de vigilancia promovido por los ingenieros encargados de la defensa de las costas gaditanas. La primera fase de la rehabilitación -planta baja, accesos y azotea- está prevista para final de año, pero Andrés ya lo advirtió:

«Muy poco conocemos del origen y antigüedad del edificio llamado Torre Alta. Todos los autores la califican como torre vigía o torre almenara, pero ninguno nos proporciona ningún dato concreto que nos pueda aproximar a su origen y a su historia»

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR