Manuel Oliva, artista de la madera con repercusión internacional

17 febrero, 2017

por Alejandro Díaz Pinto

El joven tallista de San Fernando ha sido invitado a participar en el World Wood Day 2017 que se celebrará en marzo en Long Beach (California).

De pequeño memorizaba la forma de los respiraderos, en Semana Santa, para reproducirlos sobre papel al llegar a casa. Siempre le fascinó el mundo de la madera y aprendió nociones de carpintería junto a su padre. Más tarde cursó el bachillerato de Arte, en el IES Jorge Juan, y marchó a Sevilla para comenzar la licenciatura en Historia del Arte.

Apenas le ha faltado trabajo desde aquellos primeros años en la capital hispalense donde compatibilizó sus estudios con el aprendizaje en el taller de Francisco Verdugo de «un oficio cuya formación apenas se imparte en España, de manera homologada». Diferentes localidades de Cádiz, Jaén e incluso La Coruña cuentan entre su patrimonio cofrade con piezas salidas del taller de Manuel Oliva, aquel que comenzó a labrarse hace casi diez años con un éxito que se ha traducido recientemente en su invitación, por parte de la International Wood Culture Society (IWCS) y de la Fundación Mundial del Día de la Madera (WWDF), para asistir al Día Mundial de la Madera 2017.

Oliva será el único artista español presente en dicho evento internacional, con profesionales de todo el mundo y que este año se celebrará en Long Beach (California) entre el 19 y el 27 de Marzo tras pasar por países como Nepal o Turquía en anteriores ediciones. Se trata, aclara Manuel, de una feria con stands, exhibiciones en directo y otras actividades enfocadas a los oficios de tornero y tallista. «Todo gira alrededor de la madera», y tratándose de una oportunidad única «trataré de llevar alguna obra especialmente realizada para el evento». Pero con independencia de ello deberá participar junto a los demás artistas invitados en exhibiciones de talla, por equipos de cuatro; obras colectivas cuyos autores no se conocen, hablan diferentes idiomas y trabajan estilos muy dispares, «solo un latinoamericano realiza piezas religiosas aparte de mí».

Manuel trabaja la madera en su taller de Chiclana de la Frontera.

Manuel trabaja la madera en su taller de Chiclana de la Frontera.

Las cofradías, principal cliente

Manuel Oliva se dedica a la talla ornamental, particularmente ligada al arte religioso. También ha realizado encargos de mobiliario para particulares pero su principal producción la integran tronos de Semana Santa, retablos y, en definitiva, «cualquiera pieza susceptible de tallarse en madera». Uno de los encargos que le produjo mayor satisfacción -y horas de trabajo- fueron los seis candelabros para el paso de misterio de su cofradía, la Oración en el Huerto; cuatro esquineros de siete luces cada uno, formado un ángulo de 90º y con base tallada a doble cara, más otros dos laterales con cinco luces, en forma de abanico.

Asimismo es responsable de los respiraderos de Santa Elena, la cruz de guía de Columna, la culminación del retablo neobarroco de Estudiantes, un juego de candelabros para la hermandad de la Resurrección y la cartela para el altar del Gran Poder, en la Iglesia de la Sagrada Familia. Los retablos del Cristo de la Sangre y del calvario de Expiración, en la capilla del Hospital de San José y en la Iglesia de San Francisco respectivamente, también llevarán su firma. Todo ello, obras para La Isla.

Sin embargo, «el primer paso que me salió fue el de La Borriquita, de El Puerto de Santa María». Poco después el del Despojado, de Cádiz, y una larga lista de encargos que atendiendo a su juventud lo sitúan entre los artistas más prolíficos de esta especialidad en San Fernando.

Sus conocimientos de Historia del Arte le permiten trabajar estilos entre los que destacan el barroco en todas sus variantes -como el churrigueresco o el rocalla- el renacentista y el gótico. Se hizo cargo incluso de materializar una urna procesional para el yacente de Almuñécar (Granada) en estilo ‘grutesco’, un tipo de arte que se remonta a la época clásica y se ha identificado a lo largo de la historia con figuras teriomórfico¡as y mitológico¡as. Esta diversificación se nutre de su constante asimilación de conocimiento a través de bibliografía. «Cuando viajo llevo poco equipaje para poder traerme la maleta llena de libros de Arte».

Los ajenos al mundo cofrade no sabrán que «el 95% de los pasos se realiza en madera de cedro odorata o de Brasil», puesto que el insecto que lo ataca no existe aquí. Todo lo contrario que el pino, que estructuralmente es más fuerte para elementos como la mesa del paso y también ha trabajado por encargo particular. Define su talla con «mucho volumen y relieve, ya que los dorados no deben impedir que las formas se aprecien desde cualquier distancia».

Su secreto profesional

Lo tiene muy claro. «Amar tu trabajo y echarle muchas horas, tanto dentro como fuera del taller». Al talento con la gubia se suman la constante actualización de su web e incluso el desplazamiento a otros lugares para cerrar presupuestos cuando hay que hacerlo. Claro que su formalidad y facilidades de pago contribuyen a que el ‘boca a boca’ siempre le haya favorecido. «Hay que ser flexible. En el caso de las hermandades, aconsejar previamente sobre el deseo que te transmiten, pero respetándolo, no llevarlo a tu terreno a la primera de cambio», explica. Y, sobre todo, «cuando estás realizando un trabajo, no puedes escatimar pensando en lo que has presupuestado. A veces la realidad supera al boceto y debes aceptarlo. Otras ocurre al revés».

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR