Apuntes de historia isleña: un nuevo enfoque sobre los orígenes de San Fernando, por Manuel Bernal Parodi

11 junio, 2018

María Elena Martínez Rodríguez de Lema

Dra. en Filología Clásica, profesora e investigadora

Llegando el mes de Junio a la Isla, el espacio de tiempo comprendido entre los dos primeros fines de semanas se dedica a la feria del libro, que ha llegado en el presente año  a su XLIV edición.

La feria del libro de San Fernando ha sufrido a lo largo del tiempo una gran transformación. Recuerdo cuando el número de estantes era tan grande que llenaba todo el espacio de la Alameda, de manera que llegó a organizarse por calles, nominadas con los autores isleños. La ceremonia de inauguración comenzaba con el discurso de un renombrado escritor que versaba sobre el mundo de los libros y las bondades de la actividad de la lectura. A continuación un concierto de la entonces Agrupación Musical del Ayuntamiento de San Fernando en el templete de la Alameda Moreno de Guerra deleitaba a los asistentes.

Esta actividad tiene y ha tenido siempre como objetivo difundir la lectura entre chicos y grandes, y sirve para la presentación y promoción del un nutrido número de obras de autores locales,  se acompaña con una serie de actividades complementarias muy variadas desde siempre, pero ha ido sufriendo a lo largo de los años un considerable cambio, que se nota antes que nada en el tamaño. Se ha quedado tan reducida que para que no se pierda en el amplio espacio tradicional de la Alameda, ha habido que trasladarla a la Plaza de la Iglesia, donde continente y contenido coinciden.

Entrar en las razones de esta transformación sería altamente prolijo. Solo diremos que la escasez de medios económicos y la competencia que sufre el libro en papel con los medios digitales están sin duda entre las principales.

Así y todo sigue siendo ese escaparate que los autores isleños necesitan para sus obras, de tal manera que el pasado día ocho tuve el privilegio de presentar el libro de mi querido amigo Manuel Bernal Parodi: Apuntes de historia isleña.

En la antigua Grecia Clío era la musa de la historia. Era la hija de Zeus, padre de todos los dioses y de Mnemosine, personificación de la memoria. Se le solía representar como una muchacha coronada con laureles, llevando una trompeta en la mano derecha y el libro de Tucídides, gran historiador griego, en la izquierda. A veces aparecía sobre el globo terráqueo, y el Tiempo le hacía compañía, para mostrar que la Historia abarca todos los lugares y todas las épocas.

Cicerón, célebre filósofo y orador romano, decía que Historia…testis temporum, lux veritatis, vitae memoriae, magistrae vitae, nuntia vetustatis: “la historia es testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida, mensajera de la antigüedad” (Cic. De Or. 2, 9, 36.)

Manuel Bernal Parodi, como escritor, es una vocación tardía que ha sabido recoger el espíritu de los antiguos clásicos con su estudio y dedicación a la historia de nuestra Isla.

Nació, se crió y se educó en Cádiz, en el gaditanísimo colegio de San Felipe Neri. Más tarde en la UNED abordó los estudios de Historia, donde entró en contacto con grandes profesionales de esta disciplina, fraguándose entre ellos amistades como la de Jaime Aragón, tristemente desaparecido, y tan querido para él. Esta gran amistad se desarrolló en torno al amor y a la afición a la historia en general y a la de la Isla en particular que ambos profesaban.

Desde su casamiento con Maribel Nieto, se hizo Isleño de adopción, y son padres de Manuel Bernal Nieto, gran músico, compositor y actual director de la prestigiosa banda del Cuartel General de la Región Militar Sur, antigua Soria 9, y a quien tuve el enorme placer de conocer hace 25 años cuando comenzaba la Agrupación Musical del Ayuntamiento de San Fernando.

Manolo desde siempre es un lector nato, un recopilador de hechos históricos, un bibliófilo, y en este sentido un historiógrafo, a la usanza de los clásicos: recopilar, leer, ordenar, reflexionar y escribir. Y lo hace con fundamento, con estilo y amenidad. Sin embargo su determinación a publicar es reciente.

Gracias a ella nos ofrece una nueva publicación que no debe faltar en la biblioteca de los amantes de nuestra historia. La ha llamado Apuntes de historia isleña, quizás recordando la obra de Joaquín Cristelly a quien desde luego cita en numerosas ocasiones.

Nos dice en el prólogo que la Historia es para él lo que para Dominique Ingres era su violín. Un pasatiempo que no está en pugna con la rigidez con que ha de tratarse los acontecimientos del pasado. Considera a la transparencia y la seriedad como su norte. Y su objetivo es que los lectores juzguen si lo ha conseguido.

El libro está dividido en XII capítulos prácticamente independientes, de manera que puede convertirse en un perfecto libro de consulta, muy bien ilustrado con una hermosa colección de láminas y envuelto en una portada con la imagen del Puente Zuazo vista desde el Real Carenero, lienzo poco conocido, obra de Sánchez Mariano (s. XVIII), que se conserva en el palacio de la Zarzuela.

Comienza con el capítulo I que lleva el sugestivo título de “Las nieblas del amanecer”, sin duda para reflejar que se trata de una etapa remota de nuestra historia de la que, a veces resulta difícil contrastar los datos que han llegado hasta nuestros días. En él aborda el tema del origen de las islas gaditanas, citando a Gavala y Laborde, a César Pemán, comparándolos, y reflexionando sobre sus obras y remontándose hasta Plinio para describirnos el paisaje que conformaba el archipiélago de las Gadeiras, cuando el Gadir fenicio dirigía su vida entorno al templo de Melkart, más tarde Heracles/ Hércules. Era la época en que el canal Bahía-Caleta todavía separaba Eritía de Kotinousa, formado un río de agua salada que entraba por la Caleta, recorría lo que hoy es el barrio la Viña, pasaba por la actual Plaza de las Flores y desembocaba en el puerto gaditano.

Luego pasa a tratar la Yacirat Qadis islámica, nombre que engloba el territorio que hoy corresponde a Cádiz y San Fernando, haciendo con ello una observación muy acertada, a mi parecer: “A los historiadores gaditanos les importó muy poco el Cádiz visigodo y todavía menos el musulmán”. Esta afirmación, a mi parecer, es una contundente queja de nuestro autor. Entre otras razones porque yo misma en mis trabajos de investigación me he encontrado con este problema: la falta de datos históricos de este periodo.

Parafraseando a José de Vargas Ponce pone de manifiesto el desconocimiento de los hechos acaecidos durante los 550 años que van desde el 714 al 1262, supuesto año de la conquista gaditana por Alfonso X. Manolo señala con contundencia la poca importancia que se le ha dado a este periodo, que contrasta radicalmente con la concedida al Gadir fenicio, o al Gades romano.

Esta falta de estudio de la época musulmana continuó hasta que Pedro Martínez Montávez publicó su Perfil del Cádiz hispano árabe. Luego llegaron las publicaciones de Fierro Cubiella, Abellán Pérez, Toledo Jordán etc.

Como lectora suya, privilegio que he tenido antes que nadie, me impactó la descripción que recoge de la devastación que sufrió nuestro territorio de la mano del caudillo cristiano Gonzálo, antes de la conquista de Alfonso X, consignado por el cronista marroquí Ibn Idari en el Libro de la increíble historia de los reyes de al-Andalus y Marruecos más conocido como el Bayán. Es tan viva, tan real, que, conforme se avanza en su lectura, aparece en nuestra mente una pantalla en la que, como si de una película se tratara, vemos reflejados los hechos.

Recalca que lo mismo que en la etapa romana destacaron personajes como Columela, Canio Rufo, y los Balbos, en la musulmana, destacaron hombres como Yusuf al-Qadasi y Al-Qanatiri entre otros hombres inteligentes que participaron en el desarrollo de la historia de esta época.

El capítulo III está dedicado a la creación del Concejo del Lugar de la Puente, nombre del originario núcleo isleño, en el que antes de repasar la formación de esta primera institución isleña, y cómo conservó siempre su independencia con respecto a Cádiz, nos explica que el significado de esta palabra aquí no era de “sitio” o “lugar“, sino de “localidad”.

Más adelante se ocupa del Castillo de la Puente, y del Puerto y el poblado de San Pedro, que formaron en su entorno dos núcleos de población en los extremos de del territorio isleño

Las destrezas narrativas de nuestro autor se derraman de manera significativa en el relato del Asalto Moro a la Isla por su alta calidad descriptiva.

Recoge de manera clara la época de los señoríos Isleños de los Suazo y Ponce de León, con la recopilación de una extensa bibliografía.

No sé si mi parte preferida del libro es la que se ocupa del Puente, la calzada y el acueducto, quizás porque en ella se detiene Manuel largo y tendido, dejando claro en la mente del lector los datos que se conocen del monumento más representativo de nuestro patrimonio: El Puente Zuazo. O quizás porque sea su historia la que se hunde en nuestro pasado preclásico y clásico y que sigue siendo todavía un enigma. Sea como fuere leyendo este capítulo uno acaba con las ideas muy ordenadas con respecto a este tema.

Recoge textos en castellano antiguo de gran interés filológico entre ellos el del almojarife Horozco del año 1598 que constituye un bellísimo elogio al Puente Zuazo.

Para no alargarme y dejarles a ustedes que descubran las excelencias de este libro, solo diré que nuestro autor se ocupa además de otros temas como el paso de la Isla de León a ciudad de San Fernando, pasando por alto la historia doceañista ya que en los últimos años las diferentes efemérides celebradas han tenido como consecuencia un gran número de publicaciones que abordan el tema.

El libro finaliza con un capítulo dedicado a la prensa isleña y otro a la producción vitivinícola en la que en otro tiempo destacó La Isla de León. Como colofón añade un apéndice dedicado a Agustín de Horozco, a Pedro de Abreu y a Fray Gerónimo de la Concepción.

En definitiva Apuntes de Historia Isleña, es un libro de lo nuestro, en el que disfrutar y aprender es lo mismo.

Comments are closed.

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR