Una forma VIVA de entender el patrimonio isleño

27 junio, 2017

por Alejandro Díaz Pinto

El grupo La Isla Viva del programa Emple@Joven celebró con éxito su ruta al Cementerio de San Carlos y al Puente de Ureña. Las próximas citas serán una jornada de concienciación el lunes 3 de julio en la Playa de Camposoto y una visita guiada al Cristo Viejo de la mano de la Dra. en Arte y Humanidades Yolanda Muñoz Rey.

Son jóvenes, con talento y muchas ganas de trabajar por el patrimonio de la ciudad. No hace falta preguntarles porque se nota en sus caras, en la ilusión que ponen en cada actividad, en la insistencia para que éstas tengan la mayor repercusión posible en la sociedad. Ya lo advertía David Cárdenas, colaborador de Patrimonio La Isla e integrante del grupo La Isla Viva, que con la visita al Cementerio de los Soldados y al Puente del Marqués de Ureña ha confirmado que “la gente tiene ganas de conocer lo que es suyo, paso previo ineludible para defenderlo y reivindicarlo”.

No es el único. María José Gómez, Miriam Caballero, Cristina Roa, Sonia Berengeno, Sonia Luna y Roberto Rodríguez conforman un equipo multidisciplinar con todas las competencias necesarias para que dichas iniciativas lleguen a buen puerto, y lo demostraron con las casi 40 personas que se reunieron este lunes a las 10:00 de la mañana pese a la dificultad que entrañaba por ser entre semana y en horario laboral. Quisieron conocer parte de la costa oeste de la ciudad junto a sus principales expertos. Miguel Ángel López Moreno (Un camposanto sin epitafios) y María Elena Martínez (El Zaporito, su nombre, su origen y su historia) se dieron la mano una vez más para fundir sus conocimientos en un recorrido por uno de los rincones más interesantes a la par que olvidados de San Fernando. El primero publicó hace un año completo estudio sobre el Cementerio de los Franceses, de los Soldados, de San Carlos o de La Casería, “en ningún caso de los Ingleses —como reza la placa recientemente colocada— pues es imposible que por su naturaleza protestante fuesen inhumados en este recinto cristiano”, explicó ante la estupefacción de quienes siempre lo han conocido por este último nombre. Como ya hiciera durante la reciente visita organizada por la Tertulia Literaria Rayuela, Miguel Ángel ahondó en los más de 6.000 cadáveres que aún yacen allí olvidados, sin lápidas ni epitafios, que comenzaron a enterrarse en la primera década del siglo XIX tras las batallas de la Poza de Santa Isabel y Bailén, por las condiciones infrahumanas que sufrían los prisioneros de guerra en los pontones o cárceles flotantes de la Bahía y que fallecían en el cercano Hospital de San Carlos.

El investigador fue precedido en esta ocasión por su compañera María Elena, quien comenzó hablando del Puente de Ureña in situ gracias a los permisos conseguidos por el grupo La Isla Viva. Es probable que por la profunda investigación que la Dra. ha llevado a cabo sobre los terrenos del Zaporito —pertenecientes al Marquesado de Ureña desde mediados del siglo XVIII— y que pronto verá la luz con la publicación de El Zaporito. 300 años de historia, sea ella quien más controla en torno a esta figura a la que considera el ‘Leonardo da Vinci’ isleño. Un hombre ilustrado que destacó en su época por los muchos viajes que hizo, los idiomas que aprendió y los grandes proyectos que San Fernando le debe y entre los que destacan la dirección de las obras de la Población de San Carlos y los planos del Real Observatorio. Un proyecto con el que se impuso nada menos que a Vicente Tofiño.

Algunos integrantes de La Isla Viva posan frente al Puente de Ureña.

Algunos integrantes de La Isla Viva posan frente al Puente de Ureña.

Y ésta solo es la primera de las visitas que el grupo tiene programadas. La siguiente tendrá por objeto conocer, el día 7 de julio, a la antigua Capilla del Cristo, de la mano de su máxima conocedora, la Dra. Yolanda Muñoz Rey, directora de la escuela taller encargada de su rehabilitación y autora del libro La Capilla de la Vera Cruz de San Fernando. Ejemplo de interpretación popular de la arquitectura neoclásica gaditana. Una obra de reciente edición que adapta su tesis doctoral sobre este edificio que cuenta con la singularidad de ser en su mayor parte neoclásico pese a su naturaleza popular. Será una visita de carácter cultural —no solo destinada a cofrades o feligreses— que también fundirá patrimonio histórico y natural por encontrarse ubicada en uno de los pulmones verdes de la ciudad. La plaza del Cristo es donde curiosamente iba a levantarse la iglesia definitiva para cubrir las necesidades espirituales del barrio y que sin embargo nunca se llevó a cabo. La capilla nació como sede provisional. Se trata de una iniciativa muy demandada por los amantes del patrimonio que hace pocos meses no pudieron asistir a la primera —y única por el momento— visita presidida por la Dra. Muñoz Rey.

Antes, el día 3 de julio, tendrá lugar en la playa la primera de las cuatro jornadas previstas dentro del programa ‘Camposoto Sonríe: Playa Sostenible’. Se trata de una jornada de concienciación donde los asistentes procederán a una limpieza, una ruta que con el nombre ‘Camposoto Oculto’ revelará algunas curiosidades sobre la costa y sus navíos hundidos y también talleres de reciclaje para realizar cometas, elementos decorativos, etc. con material de desecho y elementos naturales. La iniciativa se repetirá a finales de julio y dos veces más durante el mes de agosto.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR