Un thriller paranormal con matices de fantasía oscura

24 noviembre, 2017

por Alejandro Díaz Pinto

Ldo. en Periodismo y Máster en Patrimonio Histórico-Arqueológico

El joven autor isleño presenta su tercera novela el viernes 1 de diciembre a las 20:00 horas en La Buhardilla (San Fernando, Cádiz); una historia que recorre el estado americano de Montana y pasa por La Isla y Florencia.

«Cuando el llanto de bienvenida al mundo solo es un leve eco respecto al sufrimiento que se debe experimentar…»

Con esta misteriosa frase comunicaba Alberto Muñoz a sus lectores el advenimiento de una nueva historia salida de su imaginación. Eso sí, no se trata, como le ocurría a El Don (2015), de un relato fraguado a lo largo de varios años con sus correspondientes intervalos. Tampoco es un trabajo rescatado de una época donde el autor no se planteaba siquiera la opción de publicar, caso de Origen (2016). La idea le llegó en esta ocasión de forma 100% virgen cuando, inmerso en la promoción de su segunda obra, comenzó a despertarse a la misma hora durante varios días seguidos. “Al abrir los ojos, el reloj de la mesita marcaba las 3:33”.

“Primero no le di importancia pero al repetirse comencé a investigar, comprobé que no soy el primero al que le pasa”, explica Alberto sobre una de las claves de Réprobo y que se ha acabado convirtiendo en el propio subtítulo del libro; un libro que se aparta de la ciencia ficción para guiñar el ojo al terror, el thriller y la fantasía oscura, con un protagonista muy particular, Derek Black, que gracias al narrador omnisciente mostrará a los lectores los sucesos misteriosos que han marcado su vida. Así, a lo largo de tres bloques que mediante saltos temporales unen su infancia, adolescencia y madurez, “quedará al descubierto el porqué de las desgracias que sufre, sobre todo durante el clímax del último tercio de la historia”, afirma.

«La crónica de un hombre elegido para atisbar destinos que muy pocos podrían atar con las cuerdas de la coherencia humana», expresa la sinopsis, inédita hasta el momento. Y esto tiene mucho que ver con Alberto. “Nada de lo que relato me ha ocurrido a mí, pero los conflictos se resuelven como yo lo haría en el caso de que así fuera”, explica este “amante de lo paranormal y lo conspirativo” como él mismo se define, además de cinéfilo y seriéfilo, miembro de una generación que disfrutó con Expediente X y se emocionó con la teniente Ripley en Alien. El libro compagina escenarios reales —guiño a San Fernando incluido— con otros ficticios o, más bien, “basados en lugares que verdaderamente existen pero no quiero comprometer”.

Como en casos anteriores comenzó leyendo sobre aquello que vertebraría la nueva historia. “Es una de las fases que más disfruto por todo lo que aprendo” —advierte— y el paso previo a un esquema que siempre acaba modificando sobre la marcha. Tampoco prescinde esta vez del amor como la fuerza que mueve el mundo, eso sí, no reducido al romanticismo de Corín Tellado sino entendiendo por tal muchas manifestaciones que van desde el amor propio, mecanismo de autosuperación, al amor paterno-filial tan presente en esta historia.

Alberto es uno de esos escritores jóvenes, formados y con ganas de compartir los resultados de una afición que llevaban años ejerciendo en secreto. Podólogo de profesión, se mueve al margen de los circuitos literarios habituales y no depende del éxito de sus novelas, que no obstante han llegado a colocarse entre los cien títulos más leídos del género en Amazon. Desde que Multiverso le brindó la oportunidad hace dos años, ha venido publicando con regularidad en esta casa a cuyos responsables considera amigos más que editores. Recientemente ha participado con su relato El Superviviente en una iniciativa solidaria del Grupo Literario LLEC; una antología que bajo el título 40 relatos de fantasía y ciencia ficción destinará sus ganancias a la lucha contra la leucemia infantil.

“Escribo porque siempre lo he hecho, y escribo lo que me gusta. Si a eso le sumas alguien que apuesta por ti y críticas mayoritariamente positivas, la experiencia merece la pena”, concluye.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR