El milagro de la Batería Inglesa N.º 7

24 noviembre, 2020

Enrique Galea Outón

Ldo. en Administración y Dirección de Empresas

Cádiz fue un lugar estratégico, puerto de llegada de la mal llamada Flota de Indias y víctima de diversos ataques de piratas ingleses y holandeses, así como de ejércitos franceses. Como consecuencia de esto, ha sido necesario establecer líneas defensivas. San Fernando es un enclave militar que, aprovechando el caño de Sancti Petri, ha ido construyendo a lo largo de la historia diversas fortificaciones para proteger la ciudad, haciendo de esta un inestimable tesoro de patrimonio militar entre el que destacan dos castillos (San Romualdo y Sancti Petri), veinte polvorines de diferentes épocas (Fadricas), diversos búnkeres, trece baterías de piedra ostionera (contando con las del puente Suazo) y cuarenta y cuatro de tierra.

Son estas últimas las que centrarán el presente artículo, en especial la desconocida y olvidada Batería Inglesa n.º 7. Situada en la parte trasera del conocido como «Cobreros viejo», es sin duda el mejor ejemplo de batería de tierra de la Guerra de Independencia que hay España y la única que se conserva milagrosamente intacta. El término hace referencia a una «batería» de cañones, es decir, un parapeto defensivo donde se sitúan diversas piezas de artillería, que recibe el apelativo de «inglesa» porque estuvo guarnecida por tropas británicas durante la Guerra de Independencia Española, las mismas que excavaron el foso y formaron dichos parapetos. Pertenece a la segunda línea defensiva que se constituyó durante el Sitio de Cádiz por el ejército napoleónico tras la Batalla del Portazgo (1810-1812) y volvería a usarse durante el Sitio de los Cien Mil Hijos de San Luis (1823), encontrándose flanqueada por las N.º 6 y N.º 8.

Ubicación de la Batería Inglesa N.º 7.

Ubicación de la Batería Inglesa N.º 7.

En torno a San Fernando existen más de cuarenta baterías. Algunas se han perdido de forma definitiva, como la referida N.º 6, donde actualmente se erige un bloque de viviendas. Era un Bien de Interés Cultural que formaba parte del Plan General de Ordenación Urbana de San Fernando y del Legado Patrimonial de los Lugares de las Cortes y la Constitución de 1812, declarado Sitio Histórico por el Decreto 51/2012, pero en octubre de 2014, con motivo de los trabajos previos a la urbanización del último tramo de la calle Carmen, el Ayuntamiento de San Fernando hizo desaparecer sus restos.

La mayoría de baterías restantes conservan su foso y/o los cimientos de piedra ostionera. Es el caso del Reducto San Judas; el actual poblado de chabolas de la Caseria de Ossio, especialmente el conocido restaurante «El Bartolo», que se erige sobre los cimientos de la Batería de Ossio; la de San Genil en la Punta del Boquerón; la de Alburquerque en el Puente Zuazo, también enterrada por la vías del fracasado tranvía; o la del Ángulo, a la que no le llegó la suerte de ser restaurada. Muchas de ellas se podrían reconstruir como hizo la Fundación Legado de las Cortes con la Inglesa N.º 4 o la del Zaporito. En general, este conjunto militar constituye un grandísimo patrimonio que espera una puesta en valor con un coste relativamente bajo: bastarían simples carteles informativos, zonas verdes o el levantamiento de parapetos y fosos para enriquecer los senderos del Parque Natural y de la ciudad.

En el año 2010, la Guardia Salinera -hoy Fundación Legado de las Cortes- se implicó en recuperar la memoria y la dignidad de la Batería Inglesa N.º 7, limpiándola de escombros y hierbas y recreando un campamento de época, sin embargo, casi diez años después del Bicentenario, parece que nada ha cambiado. Resulta sangrante verla tan olvidada, con su foso utilizado como escombrera y su forma perdiéndose poco a poco.

Aspecto que la batería presenta en la actualidad, aprovechada como escombrera.

Aspecto que la batería presenta en la actualidad, aprovechada como escombrera.

Existen ejemplos de lo que se ha hecho en otros lugares con un patrimonio similar al nuestro. Las baterías de tierra de la Guerra de Independencia Americana de Yorktown, en Estados Unidos, son sin duda el mejor ejemplo de lo que podrían ser las de San Fernando si existiera voluntad. Ojalá los cargos públicos tomaran conciencia de nuestro patrimonio histórico como algo irremplazable cuya conservación debería tener prioridad absoluta de cara a las generaciones futuras, por la riqueza turística de la ciudad. No veamos el patrimonio como un elemento pasivo, si no como un activo generador de riqueza: solo hay que sacarle partido.

En esta web de Miguel Ángel López Moreno podéis encontrar todas las baterías existentes en la ciudad de San Fernando.

Comments are closed.

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR