Hallazgos en el Templo de Hércules. Un testimonio en la prensa del XIX

1 julio, 2017

en Diario de Madrid [07/04/1808] [08/04/1808]

localizado y transcrito por Alejandro Díaz Pinto [28/06/2017]

A los Señores Redactores del Memorial literario

D. A. C. B.

   Muy Señores míos: Se sirven vmds. decirnos en la página 2.ª de la parte histórica del Memorial literario, Num. 1.º, «que las primeras épocas de la Historia de España son tan inciertas y fabulosas, que es querer navegar en un golfo insondable de contradicciones; y que lo poquísimo que de ella se sabe se debe solo a los griegos y romanos, que los dominaron, siendo tan posteriores a los asiáticos; y que la época en que la Historia de España empieza a tener alguna verosimilitud, es al arribo de los fenicios a la península.»

   Coavengo, Señores, en lo que vmds. dicen; pero permitan vmds. pregunte ¿dónde empieza o cuál debe ser esta época del arribo de los fenicios, fija e indubitable a no poderse dudar? Desde luego parece que es preciso atribuirla a unos ocho siglos, o bien 794 años antes de la venida de N. S. J. C., esto es, al invento de la moneda sellada con bustos, atributos e inscripciones; siendo las medallas, sin contradicción, los monumentos más indelebles, úicos y seguros que atestiguan la venida de los fenicios a España, las fundaciones de muchas de sus poblaciones, con la mitología de sus dioses, semidioses, o héroes, etc. En prueba de esta proposición, puedo presentar a vmds. un catálogo en cédulas de muchos miles de medallas de poblaciones de España con caracteres fenicios, celtibéricos, turdetanos y bástulo-fenicios. (Véase la obra de D. Luis de Velázquez Ensayo sobre los alfabetos de las letras desconocidas, que se encuentran en las antiguas medallas y monumentos de España.)

   Y tampoco, Señores, puedo persuadirme que a vista de la infinidad de medallas de Cádiz, Canaca, Asido y Elfye, en todos metales y tamaños, se pueda dudar de la venida de Hércules (Lybio) a España; pues las prmeras tienen en el anverso el busto de Hércules con la piel de león, clava, etc.; y en el reverso los atunes con las siglas MBaHaL… AGuDIR. (1) las segundas con las de HeBaHaL… KaNaCa; las de ELFY o ELBY un elefante, perteneciendo a los elbysinios, población inmediata a las famosas columnas de Hércules, pero todas con su busto, piel de león y clava.

   Todavía diré más, y es que Hércules fue la deidad tutelar de Gadir o Cádiz, y que sus moradores le erigieron un famoso templo, cuyas ruinas existen en el antiguo Cádiz sumergido bajo las aguas del Océano, y que se vio y reconoció a mediados del siglo pasado en uno de los equinoccios, en que se experimentó un retiro tan excesivo de las aguas del mar por la playa de Santa María, que dejó descubierta una gran parte del antiguo Cádiz, a cuyo espectáculo acudieron infinitas gentes a las torres y a la orilla del agua, pero principalmente el destacamento del contiguo castillo de Sancti Petri, cuya guarnición brincando de peña en peña consiguieron varios soldados entrar en las casas, unas medio caídas y otras por entero; pero distinguiéndose un edificio mayor que los demás, y más bien tratado por su fortaleza, se dirigieron a él, y hallaron ser el templo de Hércules, según la estatua colosal de bronce que encontraron adornada con todos sus atributos: al verla los soldados se unieron a sacarla, y a fuerza de fuerzas, maña e industria se la llevaron al castillo, donde la dedujeron a trozos para venderlos al peso, y sacar alguna utilidad de su hallazgo. Vivía entonces en Cádiz el Marqués de la Cañada, quien además de una selecta librería y colección de pinturas, era afectísimo a las antigüedades: en cuanto lo supo acudió al castillo; pero llegó tan tarde que solo pudo rescatar un pie entero con el tobillo; lo compró inmediatamente y depositó en su museo de curiosidades; lo he visto muchas veces, y cuantos españoles y extranjeros han solicitado verlo: debe existir esta pieza en poder de los actuales Marqueses de la Cañada, o bien del de Ureña, casado con la hija mayor de aquella casa, que también es sujeto instruido y dedicado a la bella literatura.

   A vista pues de monumentos existentes, no creo se puedan presentar pruebas más auténticas de la venida y establecimiento de los fenicios en la Bética, y de su famoso templo de Hércules Gaditano, sin que sea necesario referir los miles de medallas que se encuentran por las playas de los alrededores de Cádiz y demás partes de España en las excavaciones y ruinas de edificios.

   Celebro tener esta ocasión de repetirme a la obediencia de vmds., y de coadyuvar con mis conocimientos numismáticos a la evidencia de sus escritos. —B. L. M.

D. A. C. B.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR