Cuando el cielo gaditano se tiñó de rojo intenso

10 noviembre, 2017

por Nazaret Medina Domínguez

Lda. en Comunicación Audiovisual, experta en Marketing Digital y Comunicación 2.0

Manuel Devesa ha presentado la primera novela sobre la explosión de Cádiz de agosto de 1947 como recuerdo en su 70 aniversario.

Muchos isleños recordarán aquella noche. La del 18 de agosto del 1947, cuando el cielo se teñía de un intenso rojo que se divisaba desde San Fernando y toda la Bahía de Cádiz. La noche que miramos al cielo es el título de la segunda novela del escritor gaditano Manuel Devesa quien, tras años de investigación, narra como escenario principal la trágica explosión de un polvorín de la Armada de Cádiz que causó numerosas muertes y arrasó con muchas viviendas y edificios. Un recuerdo de aquella fatídica noche en plena posguerra en la que el Hospital de San Carlos también acogió a muchos de los heridos al quedar la capital devastada y sin espacio suficiente para atender a todas las víctimas.

La historia se remonta a los días previos a la catástrofe, a principios de agosto, cuando la sociedad gaditana disfrutaba de un espléndido verano con baños de mar en la playa, paseos por la ciudad, conciertos en el Cortijo ‘Los Rosales’ o los cines de verano al aire libre. Por entonces, se vivía un período en el que la economía parecía recuperarse tras años de guerra, con titulares en los periódicos que destacaban las playas de Cádiz como las mejores de Europa y una gran afluencia de gente en sus calles. En este contexto, Manuel Devesa nos presenta a la familia Medina cuya vida dará un inesperado giro en la noche de la explosión que se saldó con 150 muertos y más de 5000 heridos, además de muchas personas que perdieron sus casas y todas sus pertenencias. Un auténtico caos en un momento de desinformación absoluta en el que según el autor “hay una serie de teorías que se barajaban por el Cádiz de aquel entonces y que quedan reflejadas por los personajes en busca de culpables a tal desastre”.

Esta novela, además de su evidente fondo histórico, tiene un alto contenido social. Nos invita a dar un paseo por el Cádiz del 47, asistiendo a la desaparecida Velada de los Ángeles del 2 de agosto o la Fiesta de la Flor, dedicada a la recaudación de fondos para la tuberculosis que, por aquel entonces, acababa con la vida de muchas personas. Todo ello con una descripción muy minuciosa de la decoración del momento, lugares habituales o la música que se podía escuchar en sus locales. De esta forma, el escritor ha intentado “perfilar las escenas con la mayor fiabilidad posible para luego crear una historia coral en la que se muestran varias realidades contadas por distintas personas”. Así, relata el día a día de los distintos personajes y cómo vivieron el fatal suceso, reivindicando también la memoria histórica.

La noche que miramos al cielo también cuenta con vivencias personales que Manuel ha querido plasmar en sus páginas, a través de los recuerdos que sus familiares le contaban en su infancia. Nos cuenta, de hecho, la anécdota de “un botijo que se encontraba en una azotea, elemento muy común de mantener a la sombra en los balcones de las casas, y que en el momento de la explosión saltó por los aires y cayó en los pies de uno de los personajes embriagado que no daba crédito a lo sucedido”. Un hecho que cuenta con toque de humor para que también quede reflejada en su obra la idiosincrasia de Cádiz y la forma en la que los gaditanos hacen frente a los problemas y a las vicisitudes de la vida.

La última parte de la novela está dedicada a las consecuencias de la explosión, dejando a un lado los detalles políticos pero sí contando la verdad de lo ocurrido, como aquel episodio en que el ministro de Franco, Francisco Regalado, acudió a Cádiz para ver los efectos de la catástrofe. En una ocasión, el ministro, junto al general Enrique Varela, tacha de exageración lo ocurrido en Cádiz haciendo explotar al general, quien de inmediato le respondió: “¿Una exageración, señor ministro? ¡Es usted un cabrón!”.

Manuel Devesa recoge esta y otras anécdotas e historias en su blog La Azotea de Cádiz y en el diario digital Cádiz Directo para el que escribe periódicamente. El escritor, dedicado a los medios de comunicación durante años, ha presentado este año esta novela publicada con la editorial Diversidad Literaria tras el éxito cosechado con su primera obra El regreso de Inés.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR