Cayetano de Hostos: un artista y actor vinculado a los orígenes del Círculo de Artes y Oficios de San Fernando

25 marzo, 2021

Alejandro Díaz Pinto

Doctorando en Humanidades y Comunicación

Empleado de Marina, decorador, restaurador y, sobre todo, actor de teatro durante el primer tercio del siglo XX. Es el currículum de don Cayetano de Hostos Sierra, cuyos orígenes son de momento desconocidos, pero a quien en 1904 ya se le consideraba un «notable y aventajado artista» muy querido en San Fernando.

El 19 de enero de 1906 participa en el festival organizado por el Tiro Nacional en el Teatro de las Cortes. Interpreta el papel de Alberto en la ópera en tres actos Marina, y el protagonista del entremés El flechazo. De él se dijo que «siente y declama con corrección y arte, domina la escena con la seguridad y aplomo del que ha tenido un buen maestro y del que la práctica lo ha relacionado con el arte».

Por aquel entonces se convierte en director de escena del cuadro cómico-lírico del Círculo de Artes y Oficios, logrando resucitar la actividad teatral de esta entidad. A finales de mayo interpreta las comedias Nicolás y Hasta la muerte y el entremés El chiquillo; para la velada inaugural del curso, en septiembre de 1906, selecciona las zarzuelas El terrible Pérez y La reina mora; en octubre El novio de doña Inés, El cabo Baqueta y Los rancheros; y en noviembre Los carboneros. A continuación, se desvincula voluntariamente del Círculo, pero no tarda en volver, pues en febrero de 1909 figura con este mismo cargo exornando su sede social para las fiestas del Carnaval y para el festival benéfico dedicado a las víctimas del terremoto de Calabria: «aparecía, bajo dosel formado por las banderas italiana y española, bella figura de la caridad rodeada de plantas y multitudes de lámparas eléctricas». Se encarga además de recitar el monólogo De corazón a corazón, escrito para la ocasión por el contador de fragata Alfredo Roca. En diciembre interpreta la zarzuela ¡Por un millón! junto a Les Arthurs, grupo con el que seguía trabajando en septiembre de 1912 dando vida a un paleto en La academia de baile durante una representación en Tenerife.

En febrero de 1915 se organiza en el Círculo de Artes y Oficios una velada en su honor, participando como actor en todas las piezas representadas que además eran originales suyas: Primavera e invierno (pasatiempo), El mocito (entremés), Juan José (parodia lírica del drama así titulado) y Agencia de vapores (improvisación). En septiembre estrena en el Teatro Eslava de Jerez la astracanada El concejal Bartolo y el pasatiempo cómico El asistente parejo, ambas obras firmadas e interpretadas por él mismo, Dora la Cordobesita y el dueto Los Guayarminos. Dos meses después, el Círculo le dedica otra velada que es publicitada por la publicación nacional El Eco Artístico. Se le añade el título de pintor escenógrafo.

En mayo de 1916 trabaja en el Cine Escudero de Cádiz.

En agosto de 1917 dirige un festival en el presidio de Cuatro Torres a iniciativa de Leopoldo San Germán y Romero Biondi. Vuelve a representar El concejal Bartolo y Gabriel González-Camoyano le dedica su poema El refugio del arte en la revista ilustrada Cádiz-San Fernando («para Cayetano de Hostos, corazón de artista, artista de corazón»). Su comedia La clínica se escenifica en septiembre en la velada literaria-musical anual de las Congregaciones Marianas de Cádiz, donde participan por primera vez sus análogas isleñas.

En noviembre de 1918 pone letra al número musical Canción de Zoraida firmado por el pianista y compositor José del Río y Maestre, con destino a estrenarse en el Teatro de Las Cortes.

En mayo de 1920 se encuentra dirigiendo el cuadro artístico Juventud Católica, encargado de interpretar las piezas escenificadas en las fiestas de los hermanitos en honor de San Juan Bautista de La Salle.

En julio de 1922 dirige las actuaciones de la Troupe Les Tear en el Parque Genovés y en septiembre actúa en el Teatro Olivares Veas de Arcos de la Frontera, como parte del programa dedicado a la festividad de San Miguel.

En noviembre de 1925 se hace cargo del exorno del Ayuntamiento con motivo de la visita del dictador Primo de Rivera a San Fernando y procesión de la Virgen del Carmen: altar efímero «del mejor gusto», arco triunfal a la entrada de la Plaza del Rey y salón de sesiones dispuesto para el banquete de la Unión Patriótica, con los retratos del rey bajo artístico dosel de terciopelo y del dictador, obra del artista gaditano Francisco Prieto.

En agosto de 1926 suena en Unión Radio junto a otros intérpretes acompañados por la orquesta La estación. En septiembre participa en la obra El morito, uno de los juguetes cómicos llevados a escena por la sociedad Reina Victoria de San Fernando, y en noviembre estrena su parodia del Tenorio para esta misma entidad. En diciembre exorna el colegio Manuel Roldán para la entrega de premios a los alumnos del Círculo: «precioso aspecto presentaba el salón de actos, destacándose al fondo el retrato de S. M. el Rey entre un cortinaje de terciopelo grana, admirándose unos preciosos tapices y otros notables adornos debidos al ingenioso artista».

En marzo de 1927 confecciona una artística piñata para el domingo de Carnaval en el Círculo de San Fernando y reforma «con gran acierto» las andas del Cristo de la Expiración, de cuya cofradía era mayordomo. Sobre este paso, «adornado artísticamente y alumbrado profuso de cera y acetileno», volvió a intervenir tres años después, cuando recibe felicitaciones por su «gusto exquisito y perfecto conocimiento del arte de la pintura y retocado». En mayo decora el altar mayor de la iglesia de Ntra. Sra. del Rosario con motivo del acto de la Bendición del Mar, en el Arsenal de la Carraca: pinta una alegoría eucarística «de gran efecto».

En septiembre de 1928 exorna los palcos de una becerrada organizada en la plaza de toros de San Fernando a beneficio de la lucha antituberculosa.

En marzo del 1929 dirige el festival pro-monumento a Varela en el Teatro de Las Cortes, destinado a recaudar fondos para la causa. Se llevan a escena la obra en tres actos La leyenda del maestro y el juguete cómico Nicolás, piezas en las que el propio Hostos también actúa, como venía siendo habitual. Asimismo, participan el violinista jerezano José Martínez Carmen y la banda de Infantería de Marina durante los entreactos.

En junio de 1931 proyecta el exorno completo para las fiestas del Carmen, labor que repite al año siguiente haciendo «un verdadero milagro con muy poco dinero» tanto en la Alameda como en la Plaza del Rey. En octubre dirige el programa de una velada en el Teatro de las Cortes a beneficio del Círculo de Artes y Oficios, actuando en la pieza cómica Cuando el río suena… y en diciembre hace su presentación con La leyenda del maestro en la Sociedad Artística Gaditana.

En abril de 1932 vuelve a decorar el salón del colegio Manuel Roldán para la recepción del ex subsecretario de Marina Julio Varela Velázquez, defensor de las clases subalternas de la Armada, de la maestranza del arsenal y factorías navales: destacan las banderas tricolores y, presidiendo, una gran fotografía del presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora. Menor protagonismo escénico tiene en el acto organizado en Las Cortes aquel mismo mes por la comisión de Fiestas del Ayuntamiento bajo patrocinio del vicealmirante jefe de la Base Naval, cuyos beneficios se destinan a regalar las banderas a los alumnos de la Escuela Naval y regimiento de Infantería de Marina. Dirige el programa con la comedia en dos actos La escondida senda a cargo del cuadro de la Sociedad Artística Gaditana, y el juguete cómico Las cosas de Gómez. Días después se hace cargo de otra velada teatral en el Círculo con la escenificación de la comedia dramática en un acto La historia de… y el sainete de costumbrista-madrileño La real gana. En mayo repite con el juguete ¡Ah, el otro sí que valía!, su sainete Un lío que acaba bien y el diálogo Maldición gitana. En agosto interpreta a Papá Girard en la obra Bohemios, llevada a escena en el Cine Salón con motivo de una función a beneficio de los más necesitados. En diciembre dirige en Las Cortes la función a beneficio de la Junta de Protección de la Infancia y Represión de la Mendicidad, con la representación del juguete cómico La afición y las zarzuelas Una vieja y La trapera, interpretando en esta última el papel de Resalao.

La última velada teatral en la que participó, según nos consta, tuvo lugar en Las Cortes en marzo de 1933 junto a su amigo José del Río, con las zarzuelas Molinos de viento y El puñao de rosas. En mayo se encontraba enfermo con «pertinaz dolencia», pero debió recuperarse, pues no consta su fallecimiento hasta el año 1942.

Comments are closed.

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR