“Una buena foto sube la serotonina”

2 agosto, 2017

por Alejandro Díaz Pinto

Ldo. en Periodismo y Máster en Patrimonio Histórico-Arqueológico

La vicepresidenta de AFIL, Pilar Moreno, se enorgullece de que el colectivo esté viviendo su mejor momento y apunta la necesidad de contar con local propio dado el incremento de socios. Se describe como “minimalista” y evita los retoques digitales por restar autenticidad a la obra.

Ignacio Escuín es para muchos el rostro de Asociación de Fotografía Isla de León desde su fundación en 2014, sin embargo son varios los fotógrafos con talento que contribuyen a la vida de esta entidad, avalados por un extenso currículum de encargos, exposiciones, reconocimientos y, especialmente, por la creatividad de sus obras. Entre ellos, Ángel López, poseedor de un interesante archivo familiar, o Alfonso Vázquez, quien hace poco protagonizó una entrevista debido a su exposición sobre Marruecos en el Castillo de San Romualdo.

En este sentido destaca la labor de su vicepresidenta, Pilar Moreno, implicada en la organización de Islacultura 2017 donde se dejó ver durante la entrega de los premios rifados entre los votantes de la exposición. Informática de profesión, ha ejercido durante los últimos 27 años como docente en el IMPI, en el Centro Obrero y en la Asociación de Párkinson Bahía de Cádiz, donde actualmente se encarga de todo lo relacionado con la comunicación, fotografía y redes sociales. Con los años a conseguido que su faceta como fotógrafa vaya ganando terreno, especialmente con la era digital, donde el dominio de los programas está estrechamente relacionado con la edición de imágenes.

Claro que para llegar a este punto ha tenido que formarse y trabajar duro desde aquellas primeras experiencias con cámara analógica entre las que recuerda con cariño un curso al que se apuntó en la antigua Asociación de Fotógrafos Isleños (AFI) que tantas glorias brindó a la ciudad de San Fernando. Cuando en 2002 retomó esta actividad, ya en la era de las cámaras digitales, aplicó todos sus conocimientos a la edición; “los efectos eran la novedad en aquel momento”, sin embargo “ahora dedico más tiempo a la cámara que al ordenador; el resultado es menos efectista, pero más auténtico”, explica.

Algunos de sus referentes son Irving Penn, Arnold Newman, el retratista Richard Avedon… o Fan Ho, fotógrafo chino de quien admira su juego de luces y sombras, su minimalismo. Y es que, además del retrato, Pilar reconoce que “me gusta hacer una fotografía limpia, con pocas figuras y que tengan el foco de interés muy definido”, en otras palabras; “con poco podemos decir mucho”.

Pilar y su cámara con la Bahía de Cádiz al fondo.

Pilar y su cámara con la Bahía de Cádiz al fondo.

Fruto de esta pasión, ha realizado numerosas exposiciones en Conil de la Frontera, Puerto Real, Cádiz y San Fernando. Reconoce asimismo que “no suelo participar en muchos concursos, ni archivo los que gano”, pero entre los últimos destaca el I Encuentro Fotográfico ‘Photoluz’, el Concurso Fotográfico ‘Esto es Carnaval’ y el de la Asociación Ornitológica Ardea, además de haber sido seleccionada para el catálogo del Concurso Nacional de Fotografía ‘El Ojo de Antequera’ y en el XII Salón de Fotografía ‘Ciudad de Valladolid’.

En La Isla ha incrementado su actividad con AFIL, “nada más enterarme de que se estaba creando la asociación corrí a inscribirme”, explica en referencia a esta entidad que “está creciendo y moviéndose más que nunca con exposiciones individuales y colectivas, visitas a exposiciones de otros grupos y tertulias fotográficas”. En relación a este último punto recuerda que “estamos esperando que el Ayuntamiento nos ceda un local, cada vez somos más socios y es complicado seguir reuniéndonos en cafeterías”. Otra cuenta pendiente es el premio Cañaílla de Oro, histórico de la AFI que sus sucesores pretendían retomar el año pasado sin que la entidad haya logrado aún firmar un convenio con el gobierno municipal debido a “problemas de comunicación”.

No obstante, Pilar es incombustible. Ha cumplido su sueño de contar con estudio propio. Mientras, continúa formando a sus alumnos de forma más entusiasta que nunca porque “no hay mayor placer que cuando te agradecen haber cambiado su forma de ver el mundo”. También se encuentra trabajando en proyectos, colectivos y propios, aunque debido a su alto grado de perfeccionismo, “nunca los veo acabados”, declara. En la actualidad da forma a dos que verán la luz el próximo año pero de los que solo adelanta que “son retratos. Soy muy supersticiosa y prefiero no hablar antes de tiempo”.

Así es Pilar Moreno, una profesional que cuanto más aprende más es consciente de todo lo que le falta por aprender, pero para quien “sacar una foto buena en un día malo supone un chute de adrenalina”.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR