“Mis sueños son el jardín donde se reúnen todos mis poemas”

14 junio, 2017

por Alejandro Díaz Pinto

Un pasional compendio publicado por la editorial Fanes a finales de 2016 vino a completar la colección bibliográfica de la gaditana Belén Peralta. En la actualidad trabaja en la puesta a punto del que se convertirá en su sexto libro, la novela titulada Olor a tarta de manzana.

Comunicadora de vocación con gran experiencia en medios escritos y audiovisuales, Belén reconoce que “aprendí a leer con el periódico”. En su casa no había títulos universitarios, pero sí mucha inquietud por lo que pasaba en el mundo, de ahí que la primera letra que aprendió fuera la ‘C’ de Cádiz -de Diario de Cádiz– y, para cuando sus compañeros de Infantil seguían con la primera cartilla Amiguitos, ella se había bebido las tres y comenzaba su primer libro de fábulas.

El oficio de escritor se lleva dentro, y eso se nota en las horas de lectura invertidas, en el dominio de los géneros; pero también en aquellos concursos del colegio donde uno empieza a destacar entre sus compañeros. Belén no fue menos y mientras cursaba 2º de EGB, tuvo que leer su redacción sobre Semana Santa por todas las clases del colegio. Poco después, fue seleccionada junto a tres compañeros de 8º para celebrar el Elogio del libro, premio otorgado por el Ayuntamiento de Cádiz a los cuatro mejores relatos de cada centro escolar. Por desgracia “al haber nacido en diciembre, aún no tenía los 8 años y me descalificaron por la edad… fue el primer gran disgusto de mi vida”, confiesa. Eso sí, al año siguiente se desquitó obteniendo por fin su reconocimiento.

A Belén no le interesaban juegos como el elástico o la comba. Su obsesión era la lectura. Tanto es así que -confiesa- “me dedicaba a hurgar en estanterías ajenas cuando iba de visita con mis padres”. Creció en compañía de Julián, Dick, Anna y Jorge –Los Cinco de la escritora inglesa Enid Blyton- pero también viviendo las aventuras de Julio Verne y Mark Twain. Con 10 años conoció a los grandes de la literatura hispanoamericana como Vargas Llosa o Borges y, muy especialmente, García Márquez, cuyos Cien años de soledad se quedaron para siempre en la mesita de noche. Todo ello sin obviar, claro está, la literatura española del momento.

Casi 20 años locutando en diversos medios locales y provinciales, especialmente en radios como Cádiz Ser, Minuto, Dial Bahía u Onda Cero, le permitieron desarrollar sus aptitudes comunicativas desde otro punto de vista, compatibilizando su obligaciones con apariciones esporádicas en Onda Cádiz Televisión y columnas de opinión en Diario de Cádiz y en la desaparecida revista de viajes Tierras del Sur. Finalizada esta etapa probó suerte en el mundo editorial con un primer encargo que bajo seudónimo tituló Hechizos de amor (2008) y, seguidamente, su Recorrido sentimental por la Ciudad de Cádiz (2008), “ensayo con tintes líricos” como ella lo describe que ya es todo un clásico entre los lectores de la provincia y, especialmente, de la capital. Fue entonces cuando despegó una carrera meteórica que le llevaría a publicar sus famosas Cerezas y guindas (2013); un compendio de relatos y microrrelatos donde “el componente erótico está presente junto a otros muchos temas de actualidad y especialmente sentimientos humanos”, explica.

2016 llegó cargado de novedades. Nada menos que dos editoriales apostaron por la obra de Belén Peralta al poco de conocerla. Sus puertas siguen abiertas para ella. Malbec publicó en enero Cosas que pasan cuando te enamoras por internet; una novela “fresca, con mucho humor y cierto punto hipster que tenía guardada en el cajón y cuyo editor, Javier Salinas, no dudó en reivindicar cuando tuvo la oportunidad de leerla. Se trata de una historia relatada desde dos puntos de vista, el de él y el de ella, por lo que “tuve que esforzarme mucho a la hora de ponerme en la piel de un hombre”. Su espontaneidad se ha ganado a todo tipo de lectores, jóvenes y adultos, que se sienten identificados con temas universales como la infidelidad, el colegueo o las amigas incondicionales. “Es una obra muy coral, diría que almodovariana.

Ésta además engarza con la siguiente al adelantar tres poemas de los que se incluirían posteriormente en El jardín de mis sueños. La cántabra Fanes presentó así a fines de año el primer poemario publicado de la autora que, una vez más, retoma esos “temas universales con los que todos nos sentimos identificados”, esta vez en verso “libre, a veces con métrica y grandes dosis de musicalidad”.

Pese a las corrientes modernas, Belén cree que “la poesía debe sonar bien a quien la lea y sobre todo sea accesible, que se entienda”. Es su máxima al abordar temas como el sexo, la lucha de género o las relaciones materno-filiales… todo ello desemboca en el perfil de una escritora que no desea encasillarse en el género de la erótica. “Es un ingrediente importante, pero no el único”, explica. El título, por cierto, está dedicado a su hija, a quien de pequeña comparaba con una flor “por ser parte del jardín de mis sueños”. Este símil dio paso a un poema que a su vez bautizó el libro porque en el fondo “mis sueños son como un jardín en el que se citan todos ellos”.

Consciente de su valía y confiando en la calidad de su trabajo, se está centrando en la que será su segunda novela, Olor a tarta de manzana, basada en un relato del mismo título incluido en Cerezas y guindas. De ella adelanta que “más allá de un nuevo proyecto literario, es la culminación de un sueño, pues desde hace mucho tiempo quería demostrarme a mí misma que puedo escribir novela enmarcada en un contexto histórico. Si además consigo demostrárselo a mis lectores, a los que tanto quiero, la satisfacción será inmensa”.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR