Cuando los huesos hablan

5 agosto, 2016

por Eduardo Vijande Vila

Recientemente, el Profesor Steven Emslie, del Departamento de Biología Marina de la Universidad de Carolina del Norte, ha visitado la ciudad de San Fernando para conocer de primera mano los restos arqueológicos del yacimiento neolítico de Campo de Hockey (de hace 6000 años).

El Doctor Emslie se encuentra desarrollando un proyecto que tiene como fin investigar la exposición al mercurio sufrida por las poblaciones de la Península Ibérica en los inicios de la minería (Neolítico). En época neolítica las poblaciones utilizaron el cinabrio (sulfuro de mercurio) como colorante rojizo en diversas actividades culturales (pintura para el cuerpo, ofrenda ritual, pintura para las cerámicas…). El uso de este mineral puede causar envenenamiento crónico por mercurio llegando a producir la muerte por su ingesta o por su absorción a través de la piel o intestinos causando disfunción nerviosa y cerebral, insuficiencia renal y otras enfermedades. Este colorante (cinabrio) se obtenía de las minas de Almadén (la mayor fuente de mercurio del mundo) siendo explotadas desde el Neolítico hasta época romana. Este estudio investiga por vez primera vez este impacto tóxico en la población de la Prehistoria.

Gracias a una beca Fulbright el Profesor Steven Emslie ha muestreado diversos yacimientos Neolíticos y Calcolíticos de la Península Ibérica. El objetivo es determinar la presencia en la población de Campo de Hockey de niveles crónicos de exposición al mercurio. Estos análisis se desarrollarán en la Universidad de Carolina del Norte Wilmington usando un DMA-80 analizador de mercurio con objeto de determinar los niveles de mercurio total (THg). Sus resultados serán comparados con los obtenidos en otros yacimientos peninsulares como Perdigôes (Portugal) y Valencina (Sevilla).

El Ayuntamiento de San Fernando colabora en la realización de estos estudios que vienen a sumarse a los ya realizados en el campo de la bioarqueología por la Dra. Marta Díaz-Zorita y Javier Escudero, del departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad de Tübingen (Alemania), cuyo objetivo es determinar la dieta y la movilidad de estas poblaciones (si ha habido cambio de residencia o no) mediante los análisis de los isótopos estables de carbono, nitrógeno, estroncio y oxígeno.

Los productos arqueológicos (industria lítica, cerámica, huesos, etc.) no son meras ‘piezas de museo’. Formulándoles las preguntas adecuadas y mediante análisis interdisciplinares pueden proporcionar mucha información sobre los modos de vida de esta población neolítica que habitó la isla de San Fernando hace 6000 años.

Responder

Tu dirección de email no será publicada.Los campos señalados* son obligatorios *

Patrimonio La Isla © 2016 - Diseño Jesús Rivero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR